Solventes

Evaporación lenta o rápida ¿Cómo influye en la efectividad del solvente?

IIA. Fernanda Arregui 23 abril, 2020

La velocidad de evaporación de un solvente es una de las dudas más comunes y más difíciles de resolver por los restauradores y químicos. Esta velocidad de evaporación depende de un gran número de factores a veces contradictorios entre sí.

Factores que influyen en la velocidad de evaporación de los solventes

Determinación de la velocidad de evaporación

Antiguamente se determinaba la velocidad de evaporación depositando 0.5 ml de solvente en un papel filtro y midiendo el tiempo de evaporación en un lugar sin corrientes de aire. El éter dietílico era tomado como referencia, con un tiempo de evaporación determinado como igual a 1. En los Estados Unidos se utilizó durante largo tiempo un método que medía el tiempo de evaporación de 5 ml. de solvente contenidos en una superficie de porcelana de aproximadamente 4 centímetros de diámetro usando el acetato de butilo como estándar. Métodos como este y otros no arrojan resultados comparables, lo que los hace más aleatorios. En efecto, estas velocidades de evaporación corresponden bastante certeramente a la fase 1 pero no toman en cuenta la fase 2. No se pueden utilizar, ni en mezclas de solventes, ni para prever la evaporación post impregnación de un cuerpo poroso.

Evaporación de solventes

La evaporación de solventes después de la aplicación de estos sobre un cuerpo poroso, como en una limpieza puede dividirse en dos etapas: La primera, rápida, donde la evaporación del solvente que quedó en la superficie predomina, la segunda, más lenta, donde el solvente que penetró en el sustrato sale poco a poco.

La mayoría de los solventes presentan una evaporación en dos fases, una rápida seguida de otra lenta donde los restos de solvente se evaporan poco a poco.

Algunos solventes se evaporan totalmente y rápidamente sin que se haya podido medir algún grado de disminución en la velocidad del proceso (ej.: éter etílico, diisopropileter, tetracloruro de carbono, isooctano, metilcloroexano, benceno).

En el otro extremo, existen solventes en que la evaporación es muy lenta desde el principio ( ej. etilenglicol, formamida, ácido acético, ácido fórmico, butilamina).

Es claro que la constatación visual de la evaporación de un solvente es a veces engañosa y que una parte no despreciable puede quedarse a veces mucho tiempo dentro de un cuerpo poroso.

La efectividad del solvente, si es mejor que su evaporación sea rápida o lenta, dependerá del uso y aplicación que se necesite.

En CONTYQUIM contamos con el producto ideal de acuerdo a tus necesidades, contáctanos.

Conoce nuestros productos

Solventes

Acércate a nosotros y resolveremos cualquier duda que tengas.

¡Contáctanos!

Querétaro, Qro.

Av. Industria Minera 562, Int 1, 2 y 3,
Parque Industrial Querétaro, Qro.
e-ventas@contyquim.com
(442) 209 5050 al 52

León, Gto.

Av. Mexico-Japón #930 Planta Alta.
Col. Crucitas. Salamanca, Gto.
e-ventas@contyquim.com
(477) 493 1756

San Luis Potosí, Slp.

Av. Sierra Leona 360 piso 9, Alttus Corporate
Center, Col. Fracc. Villantigua.
e-ventas@contyquim.com
(444) 273 0258
Mándanos un whatsapp